Sobre mi lactancia y la agitación del amamantamiento

En la semana de la lactancia materna no quería quedarme sin compartir mi experiencia y cómo lo veo ahora después de 4 años del destete.

Este post es simplemente mi experiencia y mi opinión. No pretendo dar consejos, ni herir ni juzgar a nadie. Creo que cada mujer debe elegir cómo llevar su maternidad y si quiere hacer lactancia materna ó no y hasta cuando. Sin presiones.

Dos mamas dando teta a dos niños a la vez

Lo que sí creo que sucede y yo sentí en mi entorno, es que hay mucha presión ya sea de un lado cómo de otro. En mi caso yo sentía presión por la teta, todo mi entorno lo hacia y las recomendaciones oficiales lo aconsejan.

Yo tuve una lactancia bastante dura ó por lo menos así la sentí yo. Sentía que no podía compartir muchas de las tareas de la crianza (noches, dientes, virus) y me resulto difícil llevarlo. Además de que puso mucha presión en la relación con mi pareja.

También hubo momentos buenos, amorosos y divertidos. No todo fue malo sino no hubiera seguido hasta los 2 años! Es muy poderoso sentir que eres alimento, consuelo y espacio seguro. Momentos de miradas, de conexión, de sentir que te necesitan.

Preparate porque es un post largo, te cuento…

Sobre mi lactancia

Nosotros hicimos LME hasta los 6 meses y luego lactancia prolongada hasta pasados los 2 años. La verdad que mi lactancia en general estuvo bastante lejos de ser buena.

Comenzó con una grieta por mal agarre y termino con agitación del amamantamiento. Tuve mastitis, perla y varios conductos bloqueados! Los conductos bloqueados empezaron cuando introducimos sólidos y llegaron hasta el final sobre los 2 años con una mastitis con perla.

Reconozco que también hubo momentos buenos, amorosos y divertidos. Pero también reconozco que para mi fue bastante duro todo el peso que cae sobre la madre lactante: cólicos, malas noches, dientes, virus etc…

Solo la teta le calmaba en los momentos malos así que nos era muy difícil compartir. Un rato de descanso para mi dejándolo con su padre significaba el peque llorando cómo si lo fueran a matar. El padre se agobiaba y yo también así que al final volvía.

Sobre el destete nocturno

Las noches sin duda fue lo que peor llevé. Nico era de 8 y 9 despertares una noche normal. Una mala noche podíamos llegar a 10/12, cada 40/45 mnts, era una tortura.

Los meses pasaban y no mejoraba. Bien pasado el año todavía seguíamos así. Además sobre esa edad empecé a sentir rechazo ó agitamiento del amamantamiento, sobre todo por las noches aunque yo ni siquiera lo sabía por entonces.

No podía soportar que tomará teta, solo quería quitarle, me enfadaba que me despertara. El rechazo hacía que me frustrara muchísimo y me desvelaba.

Sobre los 16/18 meses ya no podía más. Creía que me iba a volver loca de no dormir bien, así que decidí hacer destete nocturno.

Fue bastante duro ya que Nico no estaba por la labor y mi pareja no fue capaz de ayudar mucho.

Una noche le dije que no había más teta hasta por la mañana. Lloró, madre mía si lloró. Lo pasamos bastante mal durante varios días. Pero cómo a todo, se acostumbró y me alegré de haberlo hecho.

Con el destete nocturno mejoraron las noches. De 7/8/9 despertares pasamos a 3/4. Seguíamos colechando así que le abrazaba y nos dormíamos.

Por el día reducí tomas también, ya no quería dar teta a demanda, mañana, siesta, noche y si se hacía daño o algo así. Pero el rechazo a dar teta seguía y cada vez más, así que era un constante tira y afloja.

Ilustración del cuento Madre Tierra en el que se ve una mujer con manto verde dando el pecho a su bebe. La luna de fondo
Ilustración de cuento “Madre Tierra”

Sobre la agitación del amamantamiento

La agitación del amamantamiento es una sensación de rechazo a dar de mamar a tu bebe. Te resulta muy desagradable que este mamando en tu teta y sólo quieres quitarlo.

Es doblemente desagradable. Por un lado la sensación de que te estén chupando el pezón te desagrada intensamente y por otro lado sabes que es tu bebe y le quieres, quieres darle teta pero te resulta imposible. Este quiero y no puedo se hace difícil de llevar.

Suele ocurrir en madres de bebés de más de un año ó también en madres embarazas o con lactancia en tandem con el bebe más mayor.

En algunas madres es temporal y se pasa. A veces ocurre con la ovulación o con rachas de estrés o de poco autocuidao.

En mi caso no se pasó y sólo fue a peor. Lo peor de todo es que yo ni si quiera sabía de esto. Es una de las cosas que menos se habla de la lactancia prolongada.

Fue cuando Nico tenía sobre los 2 años que una chica en el pueblo lo mencionó: “si, el agitamiento, a las madres que les da rechazo dar la teta”. Entonces sentí que era eso lo que yo estaba sufriendo.

Busque en internet y efectivamente, exacto, clavado, una agitación de libro. Ya estaba yo pensando en el destete pero entonces lo ví clarísimo.

El rechazo o agitación es algo de lo que no se habla mucho. Es importante hablarlo porque si hay alguna mujer pasando por ello, el saber que es común y que tiene nombre ayuda.

El destete

Una vez me di cuenta y llevando meses sufriendo estas sensaciones de rechazo me decidí a destetar.

El destete fue rápido aunque duro en intensidad. Le dije que mamá ya no podía dar más teta. Mi peque con poco más de 2 años no lo entendió como era de esperar. Lloró bastante pero yo sentía que era lo que tenia que hacer.

El destete con agitación y en plena crisis de los 2 años de mi peque te aseguro que no fue una buena racha. Sólo podía pensar que tenía que haberlo hecho mucho antes.

Ahora, después de 4 años, sólo pienso que pasó cuando tuvo que pasar, yo tenía que pasar mi proceso de aceptación y llegó cuando llegó aunque no fuera el mejor momento.

Todavía después de 4 años me corren las lagrimas por las mejillas cuando escribo esto. El dolor fue intenso, el peque lloró bastante y yo con él.

Por un lado estaba negando a mi bebé algo que el deseaba, quería y me pedía con llanto desesperado. Por otro lado sentía que no podía seguir por la sensación de desagrado que me producía amamantar.

Le distraía, evitaba situaciones y demás pero hubo malos ratos.

Una vez pasado el trago del destete me alegré de haberlo hecho y mucho. Se acabo el tira y afloja del quiero teta y todo fue mucho mejor en casa.

Nico empezó a calmarse tocándome una berruguita que tengo en el pecho. Todavía hoy lo hace. Le encanta tocarme los pezones aunque no le puedo dejar porque siento la misma sensación de rechazo que cuando le daba de mamar.

Recomendación oficial de lactancia materna y las mujeres de mi pueblo

No hay edad ideal de destete. Cada mujer y cada familia tienen que ver y decidir cuando o cómo dar teta o destetar.

El recomendar la LM hasta los 2 años, cómo son las recomendaciones oficiales, hace que muchas madres sintamos la presión de seguir hasta esa edad. Quieres lo mejor para tu hijo.

En mi opinión y por mi experiencia esto supone mucha presión para las madres. Si encima son mujeres que trabajan pues más se complica. Es genial que muchas mujeres hagan lactancia prolongada, si es lo que desean y lo llevan bien, pero en mi opinión esta recomendación pone mucha presión sobre las madres. Sin mencionar las que no pueden llegar a dar el pecho.

Bebe lactando

A los 2 años además muchos niños tienen la conocida “crisis de los 2” en la que parecen querer sólo teta y muchas madres se agobian. Así que es seguramente el peor momento para destetar (yo lo hice y no fue fácil). Algunas asesoras de lactancia recomiendan esperar unos meses y hacerlo después.

Hablando con algunas mujeres mayores de mi pueblo me contaban que lo normal antes (guerra y posguerra) era destetar sobre los 15/18 meses. A esta edad, me decían, “ya comen de todo y el destete es más fácil porque no están con los 2 años y además empiezan a dormir mejor”. Esto dicho por mujeres de 80/90 años y que han criado a muchos hijos a teta.

Quizás me hubiera ahorrado disgustos si hubiera seguido el consejo de estas mujeres sabias, quizás no. Nunca lo sabré.

Entiendo los beneficios de la lactancia materna. Es salud, es conexión con tu bebé, es más sostenible y es más autosuficiente. Comparto todos estos principios, por esta misma razón lo hice y lo volvería hacer.

Mi inexperiencia, la agitación del amamantamiento y la presión hicieron que pasara unos meses duros hasta en destete aunque aquí cuente lo malo, no todo lo fue.

Esto es sólo mi opinión personal y como digo arriba no pretendo ofender, ni molestar a nadie pero si defiendo que cada mujer lacte y destete cuando quiera.

Lactancia compartida – Hermanos de leche

Nico y su primo son hermanos de leche: mi hermana y yo hacíamos intercambio y mi sobrino mamó de mi teta así cómo Nico mamó de mi hermana.

Les encanta cualquier teta! No hacen asco a ninguna! Es pura superviviencia y lo normal es que mamen sea de quien sea la teta.

Dos mamas dando teta a dos niños a la vez

Es una experiencia preciosa. Esos ojitos mirandote, esas risitas de que estamos haciendo, sobre todo ya llegando a los 2 años que tienen más conocimiento.

Antaño era algo mucho más común y en otras culturas se practica a día de hoy. También hay casos de abuelas lactantes que o no han perdido la leche o se la han estimulado de nuevo para cuidar de sus nietos.

Aquí un post muy bonito de Ibone Olza sobre la lactancia compartida.

En realidad oficialmente no está recomendado porque pasan enfermedades. Si lo haces que sea con alguien de quien confías plenamente en su salud.

¿Has dado teta a otro peque que no sea el tuyo?

¿Has sentido la agitación del amamantamiento?

Puede que te interesen otros post más personales sobre mi crianza: fin de nuestra aventura homeschoolica ó una de primos sobre la relación de mi hijo y mi sobrino.

¿Ves cómo tus hijos se pasan todo el día enganchados a las pantallas y encerrados? Rompe esa dinámica saliendo y conectando con la naturaleza a pesar de vivir en un entorno urbano.

Anuncio de descagable gratuito del curso crianza urbana y naturaleza

Únete a la Crianza en Verde y descarga mi ebook gratuito . Descubre como fomentar la conexión con el medio natural y disfruta de todos los beneficios físicos y cognitivos que esto trae a tu familia. Incluso estando en la ciudad.

Para madres inconformistas que creen en una crianza diferente, natural y al aire libre.


-------------------------------------------------------------------------

Fomenta la conexión de tu familia con el medio natural y disfruta de todos los beneficios físicos y cognitivos que esto te trae. Consigue esta preciosa camiseta guía de huellas y hojas aquí!

Anuncio de descargable gratuito del curso crianza urbana y naturaleza

----------------------------------------------------------------------------

3 commentarios en “Sobre mi lactancia y la agitación del amamantamiento”

  1. Yo no tenía ni idea de ese síndrome… En general mi experiencia fue muy buena con León y el destete nada traumático… Estuvimos hasta los dos años y pico. Sí es verdad que el comienzo fue muy duro por el cansancio del parto, acostumbrarte a tu niño y “endurecer” los pezones. Yo le di el pecho una vez a su primo Unai, más como consuelo que como juego… No sé si ya cuenta como hermanos de pecho.
    Un saludo!

    1. llanos dice:

      Hola!! no, no es un cosa muy conocida lo de la agitación aunque en mamás de lactancia prolongada a veces se da, en mi caso era bastante agudo, algunas mamas lo sufren a ratos o a rachas. En mi caso me lo hizo pasar bastante mal por el tema de no saberlo y ademas tener este dilema de querer pero no poder. Me alegro que tu lactancia fuera buena, es lo mas normal. Y que ademas el destete tambien que en algunos casos se complica más. Si le diste el pecho a tu sobrino ya si serian hermanos de leche 😀 en nuestro caso era para calmar y a veces para jugar. Mi sobrino me pedia bastante durante una temporada jeje. Un abrazo y gracias por compartir tu experiencia <3

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: